Terapia infanto-juvenil

La etapa que va desde nuestro nacimiento hasta nuestra adultez se puede caracterizar por una palabra: DESARROLLO.

El sentido del self de un niño se genera a partir de la acumulación de interacciones con sus padres, y es ésta interacción la que le proporcionará el filtro central a través del cual el niño valorará y verá estas experiencias de vida.

Estas experiencias, aunque parte del curso normal de la vida, pueden ser muy desestabilizadoras para los niños. Un fracaso escolar, la separación de los progenitores, una discusión con amigos pueden ser situaciones muy estresantes y frustrantes para los menores. La vivencia de estas experiencias será crucial a la hora de definir su identidad y su bienestar personal.

Áreas de especialización:

  • Trastornos de la conducta

  • Acoso escolar (Bullying)

  • Trastornos del sueño

  • Desarrollo y mejora de la autoimagen

  • Trastornos de la separación

  • Inadaptación social

  • Trastornos de la ansiedad y depresión

  • Trastornos de la conducta alimentaria

  • Habilidades sociales, asertividad y de comunicación

  • Trastornos por déficit de atención con o sin Hiperactividad (TDA-H)

  • Trastornos de la eliminación

  • Adicción a Internet y otras tecnologías

  • Estrategias de aprendizaje y rendimiento cognitivo

  • Estimulación de la creatividad

  • Excelencia deportiva

  • Orientación vocacional y profesional

  • Baja tolerancia a la frustración

  • Trauma infantil físico y emocional