Terapia EMDR

EMDR. QUÉ ES Y POR QUÉ FUNCIONA

Eyes Movement Desensitization and Reprocessing,(Desensibilización y reprocesamiento mediante movimiento rápido de los ojos) se presenta como un abordaje terapéutico basado en el modelo PAI (Procesamiento Adaptativo de la Información), que postula la existencia de un sistema natural de procesamiento de la información que asimila las nuevas experiencias en las redes de memoria ya existentes. Estas redes de memoria forman la base de las percepciones, comportamientos y actitudes. Las percepciones de las situaciones actuales son vinculadas a las redes de memoria asociadas, así por ejemplo, quemarse las manos con un horno es recogido por las redes de memoria de los hornos y el peligro que tienen las cosas calientes.

El sistema innato de procesamiento de la información, "metaboliza" o "digiere" las nuevas experiencias. Así, éstas son integradas y asociadas a las redes de memoria existentes, permitiendo que nuestras experiencias tengan sentido. Este almacenamiento se acompañará de las emociones correspondientes y quedará a disposición de la persona para el futuro.

El problema surge cuando una experiencia no es procesada de manera adecuada. Es decir, se trata de una situación almacenada de manera perturbadora o traumática.

En este caso el sistema innato de procesamiento puede desbordarse, bloquearse, ya sea porque la experiencia es demasiado fuerte o porque la persona es especialmente vulnerable en el momento en que se éste se produce, sobre todo en el caso de los niños.

El suceso doloroso se convierte en traumático, en vez de ser digerida, la información permanece bloqueada en el sistema nervioso central. Dará lugar a reacciones emocionales, cognitivas y conductuales inadecuadas, así como a síntomas manifiestos (ansiedad, pensamientos intrusivos...).

La información se queda "congelada" y se vuelve incapaz de conectar con las redes de memoria que guardan la información adaptativa.

El trabajo con EMDR radica en facilitar o reactivar este proceso de "digestión" permitiendo la emergencia espontánea de nuevas asociaciones, compresiones, y emociones.

La tarea principal del psicoterapeuta consiste en ayudar al paciente a que su cerebro "reprocese" dichas situaciones.

Con este fin, suele ser más eficaz utilizar métodos que pasan por el cuerpo y tienen una influencia directa sobre el cerebro emocional, en vez de utilizar el enfoque del lenguaje y la razón, poco permeables a dichas experiencias dolorosas del pasado.

Trabajaremos para ello con Estimulación Bilateral del cerebro. Esta estimulación se puede realizar de varias formas: visual (se realiza mediante el movimiento de los ojos guiado por el terapeuta), auditivo (sonidos alternos en ambos oídos) y kinestésica (con golpecitos, normalmente en las manos u hombros del paciente).

Durante el reprocesamiento el paciente conectará con las redes disfuncionales y memorias corporales que contienen la experiencia traumática y poco a poco su cerebro irá conectando, integrando, con las redes neuronales que contienen información adaptativa y referida al presente. Así como finalmente, sustituirá las creencias o cogniciones negativas de autocrítica o autobloqueo que resultan del trauma, por otras más adaptativas.

El resultado de este trabajo es la conciencia que el paciente toma para dirigir su vida en presente, la separación entre pasado y presente de experiencias traumáticas o mensajes infantiles. El entendimiento de cómo la propia biografía establece bloqueos y dificulta el camino de la vida y el cambio, de cómo los mensajes recibidos fueron traumáticos o enseñaron un mundo irreal o parcial, otorga al paciente la libertad para crecer emocional y experiencialmente. Esto se realiza con una rapidez impactante en muchos casos, ya que EMDR permite acceder a las conexiones neuronales de la experiencia y reprogramar nuevas conexiones o caminos en el sistema fisiológicamente.

Previa evaluación y preparación del paciente cualquier persona es válida para trabajar con EMDR. El terapeuta será el encargado de dotar las herramientas que pudieran hacer falta para facilitar el trabajo.

EMDR EN NIÑOS Y ADOLESCENTES

Con los niños y adolescentes, con los que funciona extraordinariamente bien, debemos tener especial cuidado.

Durante el documento nos hemos referido a estas experiencias negativas como traumáticas. En otro contexto la palabra traumática es asociada rápidamente a guerras, desastres... y sin embargo cuando hablamos de niños hemos de tener especial cuidado con esto. Para un niño la burla de un compañero, el fallecimiento de un abuelo, un parto traumático, la riña de un progenitor o una simple caída, puede considerarse como un acontecimiento traumático que constituye una amenaza para su vida y sin embargo para el adulto son hechos ordinarios. Estos problemas si no se trabajan pueden dar lugar a conductas disfuncionales tales como falta de concentración, obesidad, ansiedad, diferentes fobias, hiperactividad... unidas a creencias irracionales "no soy querido", "estoy en peligro"... que pueden condicionar su vida y crecimiento.

La adaptación de EMDR a los niños permite ayudarlos a recuperar el equilibrio perdido, a recuperar la seguridad para que puedan seguir con el proprio crecimiento.

En la medida que el trauma sea más simple y el niño tenga un entorno seguro y un apego adecuado, es decir haya tenido un comienzo saludable física y psicológicamente antes será la recuperación y más rápido y efectivo será el tratamiento. A mayor trauma mayor será el trabajo a realizar con ellos.

SOBRE QUÉ PATOLOGÍAS ES EFICAZ EMDR

Basándonos en la hipótesis del componente fisiológico de cada dolencia o patología EMDR se utiliza en un amplio tipo de patologías.

La Organización Mundial de la Salud ha reconocido y recomendado la terapia EMDR para el tratamiento de adultos y niños con trastorno de estrés postraumático (TEPT). Además ha demostrado eficacia y rapidez para el tratamientos de duelos, fobias, agresiones sexuales, maltrato, trastornos de ansiedad, TOC, Trastornos alimentarios, trastornos somatomorfos (fibromialgía, cefaleas), dolor crónico, trastornos del estado de ánimo, trastornos de la personalidad, adicciones, y patologías de la infancia y adolescencia (adopciones, trastornos de conducta, hiperactividad, pérdidas, etc.). Intervención en crisis.

QUIÉN PUEDE REALIZAR EMDR

La terapia EMDR debe realizarse por un terapeuta cualificado y certificado por la Asociación EMDR España, estando estos formados por EMDR Institute y EMDR Europe.

EMDR no es un abordaje de fácil aplicación por lo que es recomendable asegurarse de que el terapeuta escogido está debidamente formado.